RINOPLASTÍA

A la cirugía de nariz se le conoce como rinoplastia. Con esta cirugía lo que buscamos es cambiar la forma de la nariz para mejorar la apariencia estética facial del paciente.

Son varios los aspectos que se toman en cuenta a la hora de planificar una cirugía de nariz. Entre ellos están las características de la nariz (si es grande, chica, ancha, etc.), el tipo de piel de la nariz (gruesa, finita o combinada) y un aspecto muy importante, las características étnicas del paciente o la raza (caucásica, africana, india, asiática, etc.). Todos estos factores son de suma importancia a la hora de planificar y decidir qué tipo de cirugía es la que más conviene para así lograr un resultado lo más natural posible.

¿Qué aspectos de la nariz se pueden cambiar?

Son varios los aspectos que se consideran al planificar una rinoplastia. Entre ellos el dorso de la nariz, la punta o la forma de las aletas, son algunos de los más importantes.

Cuando hablamos del dorso de la nariz nos referimos al hueso que corre desde la parte alta de la nariz (entre las cejas) hasta la punta. Esta prominencia generalmente se lima para reducir la misma y hacer lucir la nariz más pequeña. Por otro lado, las narices características de la raza africana, mestiza o asiática lo que necesitan no es reducir sino añadir al dorso de la nariz para hacerlas lucir más estilizadas. Para esto se utilizan implantes o cartílago del mismo paciente, lo que nos permite crear la ilusión de una nariz con mejor proyección.

La apariencia de la punta de la nariz es muy importante, pues es el aspecto que se encarga de dar refinamiento al rostro. Para mejorar la apariencia de la punta de la nariz se suele refinar la misma modificando los cartílagos para mejorar la forma. En adición se modifica el ángulo nasolabial (ángulo entre la punta de la nariz y labio superior) con la intención de proyectar la punta de la nariz hacia adelante y así lograr un ángulo más atractivo.

La base de las aletas de la nariz es otro aspecto importante. En este caso se reducen las aletas para reducir el ancho de la nariz. Es importante ser juicioso al momento de corregir las aletas ya que si se elimina demasiado, como resultado tenemos una nariz poco atractiva o con apariencia no natural.

Por último, no debemos olvidar que cuando se realiza una rinoplastia debemos siempre tomar en cuenta las características faciales del paciente para asegurarnos de mantener armonía con el resto de los elementos y de esa forma lograr resultados naturales.